Publicidad

 

 

Turbo

Para llevar a cabo la combustión completa de los hidrocarburos del combustible, es necesario aportar la cantidad suficiente de oxigeno, el cual no está en cantidad mayoritaria en el aire.
Cuanto más aire y combustible seamos capaces de introducir en los cilindros del motor, mayor será la potencia que se podrá obtener, pero mayor será la masa de aire necesaria para quemarlo; de esta necesidad surge la idea de los motores sobrealimentados. La carga fresca entra al cilindro a una presión muchísimo mayor a la presión de entrada del compresor, y por tanto la temperatura de entrada será igualmente alta.
La sobrealimentación consiste en establecer a la entrada de los cilindros del motor una atmósfera de aire con una densidad superior a la normal de forma que para un mismo volumen de aire, la masa de ese aire es mayor; para ello se utilizan una serie de accesorios que serán diferentes según el tipo de sobrealimentador que se utilice.

Funcionamiento del turbocompresor

En términos generales existen 2 tipos de turbocompresores: el pulsativo y el de presión constante. Cada uno tiene sus propias características de funcionamiento y, sin embargo, ambos actúan de la misma forma básica.
El turbocompresor está montado en la brida de salida del múltiple de escape del motor. Una vez puesto en marcha el motor, los gases de escape del motor pasan a través del housing y hacen que gire el trim y el eje, los gases se descargan a la atmósfera después de pasar por el caracol caliente o housing.
El trim de la compresora, que está montada en el extremo opuesto del eje del housing, gira por la acción del trim del housing. El trim de admisión aspira el aire de ambiente a la compresora, lo comprime y lo conduce por medio de una cañería a la admisión del motor.
Durante el funcionamiento, el turbocompresor responde a las exigencias de carga del motor reaccionando al flujo de gases de escape del motor. Al ir aumentando el rendimiento del motor aumenta el flujo de los gases de escape y la velocidad y el rendimiento del conjunto rotatorio aumentan proporcionalmente mandando más aire a la admisión del motor.
Algunos motores están dotados de intercambiadores de calor para reducir la temperatura del aire del turbocompresor antes de su entrada en el motor.
El turbocompresor tipo pulsativo, necesita un múltiple de escape especialmente diseñado para llevar impulsos de escape de alta energía a la turbina del turbocompresor. Este diseño, con sus bifurcaciones individuales evita la interferencia entre las descargas de los gases de escape procedentes de distintos cilindros del motor, produciéndose de este modo una corriente de impulso de alta velocidad, que no se consigue con otros diseños.
Con el tipo de turbocompresor de presión constante, el gas de escape de todos los cilindros fluye al interior de un colector común, donde desaparecen los impulsos, dando lugar a una entrada del gas en la turbina a una presión constante.
En ambos tipos de turbocompresor, el gas de escape entra en la turbina formando un anillo en espiral, lo que produce una aceleración radial a una presión reducida y velocidad incrementada sobre los alabes del trim del housing, los cuales están especialmente diseñados, de tal forma que se aproveche la fuerza del gas para la impulsión de la turbina, su eje y el trim unido a él.
El conjunto de la compresora es de diseño y construcción similar, tanto en el turbocompresor pulsativo, como en el de presión constante.
La compresora consta de un trim y su alojamiento, que lleva incorporado un único espiral o difusor. El aire entra en la cámara de la compresora (aspirado por el giro del mismo) entre los alabes del trim, y es expulsado por efecto de la fuerza centrífuga, al interior del espiral durante la rotación del trim. En este momento la velocidad del aire disminuye y se produce el correspondiente incremento de la presión. A medida que el aire asciende alrededor de la espiral, se va reduciendo su velocidad y la presión aumenta en función del diámetro de la sección transversal de la cámara.
El turbocompresor pulsativo se usa principalmente en aplicaciones automotrices, cuando es importante la respuesta en aceleración.

Ciclos de funcionamiento del turbocompresor

Funcionamiento a marcha lenta y carga parcial inferior

En estas condiciones el trim del housing es impulsado por medio de la baja energía de los gases de escape, y el aire fresco aspirado por los cilindros no será precomprimido en la compresora, simple aspiración del motor.

Funcionamiento a carga parcial media

Cuando la presión en admisión se acerca a la atmosférica, se impulsa el trim del housing a un régimen de revoluciones más elevado y el aire fresco aspirado por la compresora es precomprimido y conducido hacia los cilindros bajo presión atmosférica o ligeramente superior, actuando ya el turbo en su función de sobrealimentación del motor.

Funcionamiento a carga parcial superior y plena carga

En esta fase continúa aumentando la energía de los gases de escape sobre la turbina y se alcanzará el valor máximo de presión en la admisión que debe ser limitada por un sistema de control (válvula de descarga). En ésta fase el aire fresco aspirado por compresora es comprimido a la máxima presión.